Principios de Izquierda Democrática

1.1 Nuestra Visión Y Fundamentos Ideológicos
El cometido primordial de Izquierda Democrática es logar la justicia social en el marco del ejercicio pleno de las libertades. Creemos en la institucionalización de la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones políticas, por eso somos un partido político.

Nuestra promesa es superar políticas radicales y de confrontación. Promovemos la innovación como base de todas las acciones que tomamos y creemos firmemente que para poder proyectarnos hacia el futuro debemos ser gratos con el pasado. Por esa razón no proponemos cambio sino innovación, pues estamos seguros que al Ecuador lo debemos mejorar todos, los que ya han aportado con su trabajo e inteligencia y los que sueñan con aportar en su futuro.

Defendemos la transparencia y la honestidad como valores básicos de quienes administran la cosa pública. Nuestra principal lucha es contra la pobreza, la injusticia social, la opresión y la corrupción. Tomaremos, como siempre, la bandera de los intereses de los sectores marginados y  vulnerables como nuestra prioridad. Nuestra lucha considera los derechos de los trabajadores del campo y la ciudad, de los pueblos y nacionalidades,  de los grupos de atención prioritaria, de la naturaleza y de la diversidad de género. Por eso volvemos a la arena política con nuestro nombre y bandera en alto, pues nuestros valores institucionales se fincan en una honestidad probada, que es y será la base de todas nuestras acciones.

Es necesario promover una nueva estructura estatal alejada de políticas de confrontación, estatistas, populistas o de economía cerrada. Es imprescindible una relación con la comunidad empresarial, alejada de la hostilidad creada, para que el sector privado se constituya en el motor económico del país. El Estado no debe buscar suplir a las organizaciones ciudadanas, a las cuales se debe impulsar a trabajar desde su instancia privada y cívica. El Estado debe ser un regulador nato de los sectores estratégicos, por ser recursos no renovables o limitados. Además debe serlo en aquellos sectores que por su interés público sea necesario. El Estado debe ser sobretodo un redistribuidor de la riqueza y un creador de oportunidades, propiciando que exista un ambiente que auspicie aquello.

Izquierda Democrática es una institución innovadora que le devolverá a sus los ecuatorianos la posibilidad de participar como ciudadanos organizados, y no ser cooptados por el poder y representados por el mismo. Por esta razón Izquierda Democrática se ha comprometido a innovar la política del Ecuador convirtiendo a sus militantes en verdaderos activistas sociales, reconociendo que los cambios son necesarios desde ya. Para esto ha creado espacios colaborativos, para con la sociedad civil encaminar cambios sociales desde la visión del emprendimiento y la innovación. Este empoderamiento social nos convierte en un partido político que trabaja por el futuro del país, gracias a la labor disruptiva de quienes lo conforman.

1.2 Justicia Social con Libertad
No hay libertad sin derechos, sin justicia, ni seguridad. Izquierda Democrática combate la injusticia social, el despotismo político, la marginación social, la discriminación, la intolerancia, las desigualdades, los ingresos económicos ilícitos, la corrupción, y en general, toda manifestación antidemocrática que menoscabe la libertad, la dignidad y la seguridad de los ciudadanos.

Solo la innovación de las estructuras sociales posibilitarán el desarrollo humano y socioeconómico del Ecuador. Este nuevo orden económico-social, será un medio para impulsar el desarrollo y para implantar la justicia social, desconcentrando el poder económico.

Debemos reconocer que debemos aprender a ser actores globales y alejarnos de dogmas del pasado y permitirnos beneficiarnos del sistema internacional económico.

La justicia social con libertad se sustenta en la doctrina socialista democrática ecuatoriana desarrollada por Rodrigo Borja Cevallos, y su trabajo se concretará en el mejoramiento económico a través del emprendimiento y la creación de fuentes de trabajo sustentables y sostenibles.

1.3 Democracia Tridimensional
Izquierda Democrática es un nuevo sujeto político deliberante y humanista. Creemos en la democracia porque es un sistema de organización social capaz de ofrecer a la gente posibilidades de participación eficaces, concretas y justas. Son nuestros representantes, sin desvincularse de sus mandantes, los llamados a tomar decisiones en cuanto a las políticas públicas.

El sistema democrático deberá estar fundamentado en los siguientes principios:
Garantizar los derechos de la personas y de la naturaleza como fin primordial del Estado;
Garantizar y respetar el Estado de Derecho, el principio de legalidad, y las instituciones del Estado;
Defender la justicia social, el pluralismo, la tolerancia y los derechos humanos;
Propugnar la transparencia y el control de las instituciones y autoridades estatales, para restablecer la confianza de los ciudadanos hacia ellas;
Favorecer la cooperación entre el sector privado y público;
Impulsar el activismo social e impedir la estatización de la ciudadanía; y,
Promover el emprendimiento de impacto social.

La estructura democrática debe implementarse en las tres dimensiones de la sociedad ecuatoriana: social, política y económica, para que, como ciudadanos, podamos gozar plenamente de nuestros derechos.

Democracia social, donde los actores sociales y activistas son los protagonistas de la toma de decisiones políticas dentro del Estado, protagonismo que es concreto, palpable y eficaz. Democracia política, donde el ciudadano hace valer sus derechos a través de las instituciones del Estado, puesto que éstas son las indicadas para reconocer sus derechos. Democracia económica donde podamos disfrutar de los bienes y servicios que son frutos del trabajo de todos. El Estado y los ciudadanos de la mano buscan obtener del mercado todos los frutos que les permitan el desarrollo del país en la era del conocimiento.

Esta democracia tridimensional para nosotros no es solo conceptual, es el postulado de nuestras acciones, porque para nosotros no existe desarrollo, crecimiento económico, ni disminución de pobreza sin democracia.

Izquierda democrática cree en la institucionalidad pública, y por tanto cree que los ciudadanos comprometidos con la transformación del país deben convertirse en actores políticos y que su actuación debe realizarse a través de los partidos.

Los partidos políticos son espacios de deliberación colectiva, fomentan el cambio social y la promoción de los intereses de quienes lo componen, son intermediarios privilegiados por su proximidad y conocimiento de las dificultades sociales, en la medida en la cual mantienen un dialogo directo y constante con el pueblo. Además, son la estructura más adecuada en la lucha contra el populismo, pues limitan la actuación de caudillos que por ser aislados amenazan el sistema democrático. Por lo tanto, las organizaciones políticas son actores indispensables para un debido funcionamiento de la democracia.

En el accionar político deben participar actores políticos.  Debemos dejar de lado a figuras políticas aisladas, conocidas como “outsiders”, que resultan ser figuras transitorias y vacías, pues no representen un pensamiento o ideología, sino una imagen.

1.4 Izquierda Democrática y Activismo Social
Izquierda Democrática es una plataforma de libertad y respeto que impulsa el activismo social y ambiental en Ecuador. Para esto trabajamos en la incorporación a nuestra agenda de las aspiraciones de los más variados sectores, como el de mujeres, movimientos indígenas, géneros diversos, jóvenes, grupos de defensa del consumidor, redes de usuarios de servicios públicos, entre otros.

Reconocemos e impulsamos los liderazgos ciudadanos, así como sus ideas, respetando su individualidad, alejándonos de un modelo que busca cooptarlos y crear una sola voz oficial. Consideramos, por tanto, que la excesiva y autoritaria intervención del Estado marchita a estas necesarias organizaciones.

1.5 Innovación Política
Los partidos políticos deben desarrollar profundos cambios para mejorar su funcionamiento tradicional y renovar su propuesta para la sociedad. Existe una crisis global de representación, que consiste en la desconfianza de los ciudadanos en sus representantes, lo que ha significado un debilitamiento de los partidos políticos tradicionales.

Los partidos políticos deben aceptar su responsabilidad frente a esta realidad y tomarla como una gran oportunidad para su innovación y la mejora de su funcionamiento.

Izquierda Democrática cree que la presencia de partidos políticos ideológicos y organizados es imprescindible para el desarrollo de la democracia. Por lo tanto el reto es innovar la política y permitir que la comunidad pueda participar de manera directa en la solución de sus problemas. Izquierda Democrática es un real enlace entre la comunidad y el poder.

Nuestro partido político no es solamente un lugar de encuentro y planeación de aquello que se podrá hacer de llegar al poder. Izquierda Democrática es desde ya un lugar de creación y conexión con la comunidad. Por esta razón hemos decidido de manera irrestricta dejar las formas de la  antigua  militancia y convertirla en activismo. El militante se diferencia del activista en la inmediatez de su actuación y su empoderamiento frente a problemas que le son cercanos. Para Izquierda Democrática, hacer política no puede ser un sinónimo de carrera burocrática o recibir beneficios del Estado.

Creemos que el continuo contacto con la comunidad y sus problemas permitirá que de ella nazcan liderazgos comprometidos con las necesidades del país. Los liderazgos se construyen con base en capacitación continua y se prueban en el desempeño. Izquierda Democrática es la plataforma de ideas y causas del Ecuador.

La falta de innovación en la política es evidente y la podemos ver por ejemplo en los cuerpos legislativos, los cuales no han cambiado desde el siglo XIX. Tanto entonces como hoy el único vínculo que tenían los votantes con sus representantes es en el momento del voto, luego de la cual la relación se rompe. Tanto el elector como el elegido se disgregan y solo se vuelven a encontrar en una siguiente elección.

En Izquierda Democrática hemos asumido este reto, conscientes que la democracia debe ser innovada, proponemos un plan en 4 ejes.

i. TinkuLab
TinkuLab, es un espacio de construcción colaborativa de ciudades inteligentes. Nuestro trabajo lo desarrollamos mediante co-creación de políticas públicas y emprendimientos de impacto social, en ecosistemas de innovación abierta. Buscamos que los habitantes de una ciudad o comunidad, sean más cercanos a sus problemas y por tanto más cercanos a la necesidad de co-crear soluciones. Nuestra metodología de trabajo consta de una serie de herramientas, talleres y eventos, que le permitan al miembro de la comunidad participar activamente en la construcción de ciudades más justas e inclusivas.

Esta iniciativa ha sido el resultado de la unión de la diversidad de pensamiento. En ella hemos trabajado de manera activa jóvenes artistas, abogados, programadores, diseñadores, deportistas, economistas, politólogos, entre otras disciplinas. Esta diversidad de visiones y conocimientos nos ha permitido enriquecer la función de Tinkulab y empoderarnos como habitantes de una ciudad.

Tinkulab ha cumplido una agenda con diversos tópicos de interés ciudadano, generando redes vecindad, con visión de emprendimiento e innovación social. Las comunidades trabajamos mediante la utilización de talleres rápidos de incubación y aceleración de ideas. Las sesiones de trabajo son de ideación “Thinktank” y de acción “Dotank” con el objetivo de impactar positivamente en las ciudades y su desarrollo.

Buscamos impulsar un modelo de sociedad civil organizada en conjunto con la academia, el Estado, los sectores productivos, los migrantes y en general los habitantes de la ciudades. Así, los participantes de TinkuLab se deben reconocer como actores políticos sociales y participarán activamente apropiándose de la innovación abierta y colaborativa de sus comunidades. La co-creación y validación de las soluciones a problemas que los aquejan y a la vez los inspiran permite que se conforme un ecosistema de exploración, observación, e investigación que posibilita de manera permanente la innovación social y nos permita alcanzar la Justicia social y la libertad.

ii. Escuela de Liderazgo e Innovación Política
Reconocemos que somos muchos los ecuatorianos que queremos participar en el que hacer político. En Ecuador, por ejemplo, se han visto esporádicas manifestaciones de actividad política de los ciudadanos de manera directa. Esto lastimosamente ha sido más evidente en posturas que le han costado mucho a la estabilidad democrática del país como las que tuvimos en los años de ingobernabilidad posteriores a la crisis bancaria; o muestras más recientes como la relativa a la ley de herencias y la ley de plusvalía. La actividad es espontánea, tiene sus topes y vuelve a bajar sin que se convierta o logre algo orgánico.

Todos estos activistas y ciber-activistas están deseosos de más conocimiento y muy posiblemente de formarse en política. Para esto proponemos al Ecuador que los ciudadanos que comulgan con los principios de justicia social y libertad puedan tener espacios de capacitación on-line con contenidos desarrollados por expertos y académicos de vanguardia; cuya graduación consistirá en desarrollar un proyecto de impacto social en TinkuLab. Es importate reconocer que es muy difícil comprometer a las personas a asistir a un espacio físico en un tiempo específico. La flexibilidad que permite el uso de herramientas tecnológicas en la escuela de liderazgo e innovación, tiene un efecto multiplicador y es por su naturaleza más incluyente. Esto permitirá que podamos tener un contacto con aún más personas, con más lideres generando a su vez más innovación.

Además, es importante señalar que Izquierda Democrática continuará su trabajo de años, siendo un espacio de estudio de temas de trascendencia en el país, a través de su centro de Capacitación Manuel Córdoba Galarza.

iii. El Mapeo Cívico
Izquierda Democrática tiene como meta actualizar la forma en que opera el sistema político en el Ecuador. Es importante permitir que las personas pasen de la indignación a la acción, para eso es necesario construir un vehículo legitimo que permita institucionalizar las aspiraciones ciudadanas.

Izquierda Democrática, como partido político, es justamente el agente que permitirá que las causas de la comunidad se vuelvan en soluciones nacionales con impacto.

La herramienta de mapeo cívico permite identificar a las personas y a las ideas que continuamente emergen de los colectivos sociales en búsqueda de respuestas. Tanto los activistas sociales como la sociedad en general podrán alimentar con la información, a través de una plataforma y base de datos en internet. Izquierda Democrática será la plataforma de esas ideas y de su consecución.

iv. Democracia para Todos Dtp
Esta sencilla herramienta digital fue concebida en TinkuLab. El desarrollo lo hemos realizado con base en la aplicación de Democracy OS , loomio  y appgree. Dtp logra romper el paradigma del mandato representativo con conexión únicamente electoral. En democraciapatodos.com podemos interactuar con nuestros militantes y permitirle a la comunidad participar. Esta página web permite a sus usuarios debatir y decidir sobre temas de interés, sobre una interface básica donde quienes acceden a ella pueden votar a favor, en contra o abstenerse frente a una determinada idea.

Es decir, mientras la democracia no innovada significa una desconexión entre el elector y el elegido, con puntos de contacto mínimo, Dtp significa un acercamiento continuo de la comunidad a sus representares. Esta idea no solo permite a la comunidad empoderarse de las causas, sino también, permite al elegido legitimar sus decisiones.

Es importante destacar que no es posible que en el siglo XXI queramos seguir usando instituciones del siglo XIX con herramientas del siglo XV. El internet es sin lugar a dudas la herramienta que ha remplazado, en gran medida, a la imprenta y por la cual todos nos comunicamos y nos conectamos hoy más que nunca antes.

Izquierda Democrática así le presenta al país una opción real y necesaria. Somos un partido nuevo e innovador, que manteniendo sus valores históricos de arduo trabajo y honradez, quiere darle al Ecuador la opción de construir un mejor futuro.